Cerrar

¿Desea conocer información de nuestros sistemas de gestión empresarial para PYMES o plataformas para medianas y grandes corporaciones?

NUESTRO BLOG

¿Cómo busca el desarrollo ágil (SCRUM) resolver la “encrucijada” de problemas en los que se ven sumidos los proyectos de desarrollo de software tradicionales? PARTE 1

¿Cómo busca el desarrollo ágil (SCRUM) resolver la “encrucijada” de problemas en los que se ven sumidos los proyectos de desarrollo de software tradicionales? PARTE 1

Las metodologías de desarrollo de software denominadas ágiles nacieron en Japón, como una forma innovadora y rápida de iterar los desarrollos de productos electrónicos de consumo masivo. En su búsqueda de la miniaturización, los Japoneses generaban versiones rápidas de un producto, las probaban, las perfeccionaban, y cuando sentían que tenían un resultado lo suficientemente bueno, lo lanzaban al mercado.

En el mundo de la ingeniería de software, la velocidad de innovación generada por la economía digital forzó primero a “Sillicon Valley” a adoptar metodologías de desarrollo ágiles en masa para soportar las aplicaciones de emprendimientos tecnológicos.  Algo que caracterizaba estos emprendimientos era la necesidad de “cambiar de dirección” de manera permanente, puesto que una determinada aplicación, al ser revelada al mercado, tomaba direcciones inusitadas y sorpresivas, forzando al equipo de desarrollo a adaptarse y a la plataforma de software a cambiar permanentemente.  

Es así como el desarrollo de software ágil se caracteriza por ser adaptativo mucho más que predictivo.  Al no tratar de “adelantarse demasiados pasos hacia el futuro,” el desarrollo de software ágil no solo es más flexible, si no que también es mucho más liviano en su carga administrativa (entendida como tiempo invertido administrando cambios formales o generando estimaciones teóricas, por ejemplo).  Por consiguiente, el desarrollo ágil es más eficiente en llevar el dinero invertido hacia código efectivo, en vez de “malgastarlo” en actividades de elicitación de requerimientos o actividades meramente administrativas.

Bajo las premisas del desarrollo de software ágil, especialmente como éstas son enmarcadas en su vertiente más popular, la metodología SCRUM, un proyecto comienza con una lista de requerimientos descritos de manera corta y concisa.  El mundo de desarrollo de software ágil los llama “historias de usuario”.  Así pues, al comienzo de un proyecto, el equipo --el cual consta tanto del grupo de ingeniería de software como de los usuarios expertos del cliente con conocimiento de dominio-- se reúne para levantar, a alto nivel, la funcionalidad que el software debe tener.  Este proceso, dependiendo del tamaño del emprendimiento, puede tardar desde varias horas hasta 3 o 4 semanas (son raros los proyectos que tardan más, y cuando lo hacen, suele ser porque el usuario no tiene clara su necesidad básica, ni siquiera en el abstracto).   

Una vez definido el “backlog”, éste se prioriza por la importancia o impacto que cada historia de usuario tiene para el negocio.  Igualmente, a cada historia de usuario se le da un peso de complejidad técnica, determinado de común acuerdo entre el equipo.  La prioridad dada a la lista de “historias de usuario” (o funcionalidades requeridas en el software) es la que determinará que se ataca primero a la hora de codificar la solución.  

 

Valora este artículo del blog:
¿Cómo busca el desarrollo ágil (SCRUM) resolver la...
¿Porqué el desarrollo ágil ha reemplazado el desar...